Mainali, el hombre de Nepal que pasó 15 años en una cárcel de Japón


Al comienzo de este mes el Tribunal Superior de Tokio declaró la inocencia de un ciudadano de Nepal que ha pasado los últimos 15 años en una prisión de Japón por el asesinato de una mujer en 1997, un crimen que, según las últimas pruebas de ADN, él no cometió.

La del nepalí, que inicialmente había sido condenado a cadena perpetua, es la última de una serie de revisiones de sentencias condenatorias en Japón que han resultado en la absolución de los procesados.

El caso de Govinda Prasad Mainali, de 46 años, fue reabierto el pasado junio después de que la Fiscalía admitió la posibilidad de que otra persona fuera la autora del crimen del que se acusó al nepalí.

El factor decisivo para su absolución fueron análisis que mostraron que el ADN encontrado en la escena del crimen no coincidía con el del condenado, declarado culpable en 1997, cuando todavía no estaba disponible la tecnología que permitía detectar ADN en cantidades muy pequeñas.

Según datos del Tribunal Supremo recogidos por la agencia local Kyodo, con éste son ya ocho los juicios reabiertos desde la posguerra en Japón relativos a penas de cadena perpetua, y en todos ellos se ha declarado la inocencia de los condenados tras años de prisión.

Govinda Prasad Mainali, pidió a las autoridades japonesas que se disculpen por los 15 años “horribles y torturadores” que sufrió en prisión y declaró:

“Para ver el día de hoy, he pasado 15 años de mi vida dentro de cuatro paredes”.

Mainali aseguró que en la cárcel se preguntaba “¿qué error he cometido?”. “Dios era el único testigo de mis súplicas”, añadió.

El asesinato atrajo la atención de la prensa, que sostenía que la víctima, una mujer de 39 años, llevaba una doble vida: ejecutiva de Tepco (el operador de la averiada central de Fukushima) y prostituta de noche.

El nepalí fue absuelto tras comprobarse que el ADN encontrado en la escena del crimen no coincidía con el suyo. “Si no se hubiera llevado a cabo la prueba de ADN, estaría languideciendo en la cárcel y probablemente habría muerto allí”, dijo.

Es bien sabido que la ley japonesa actúa con mano dura sobre los extranjeros. Al ser una persona sospechosa, los extranjeros casi siempre salen perdiendo. La recomendación es que nunca te vayas a meter en un lío extraño o estar cerca de algún crimen en Japón puesto que, y es verdad, serás de los sospechoso más relevantes para el caso así no hayas tenido relación con el.

 Fuente: http://www.worldanime.tv/?p=44615
Con la tecnología de Blogger.

Stats